domingo, 15 de octubre de 2017

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCLIV



El porvenir (L'avenir, Francia-Alemania, 2016), de Mia Hansen-Love. Isabelle Huppert recibió el año pasado y con mucha razón, todos los elogios posibles por su papel protagónico en Elle, abuso y seducción (Verhoeven, 2016). Sin embargo, propongo que la mejor Huppert es la que protagoniza esta tranquila cinta de madurez -en más de un sentido- dirigida por Mia Hansen-Love, una de las cineastas francesas más consistentes de la última década. 
Estamos ante la crónica de vida de Nathalie (Huppert), una profesora de filosofía que, en un corto periodo de tiempo, ve cómo todo se va transformando a su alrededor al entrar a la última etapa de su existencia: su matrimonio de 25 años se desmorona, ve cómo muere su anciana madre, lidia con sus hijos adultos que empiezan a correr por su propio camino, ve cómo su propio trabajo empiezan a ser anacrónico y hasta cierto estudiante que antes la idolatraba, ahora la critica y marca su distancia de ella.
A través de una limpia y elíptica narración a base de cortes directos, Nathalie aprende a aceptar la etapa de vida en la que se encuentra, abrazando la "libertad total" que está frente a ella. Sí, "el porvenir es frágil", pero así es la propia vida. Además, si una vieja gata citadina todavía puede ser capaz de cazar un ratón, ¿qué no podrá hacer Nathalie con la vida que le queda? Una obra mayor de Hansen-Love, de lo mejor que vi el año pasado. (***)

La carga (México, 2016), de Alan Jonsson. El segundo largometraje del mazatleco Jonsson (lejana opera prima Morenita, el escándalo/2008) es una meritoria cinta de aventuras históricas ambientada en una época muy poco frecuentada por el cine mexicano: finales del siglo XVI, unas décadas después de la caía de México-Tenochtitlan.
Con la ayuda de un espléndido reparto -cuatro de sus actores fueron nominados al Ariel 2017- Jonsson y su coguionista Arturo Ruiz Serrano nos ubican en una Nueva España apenas acomodándose en su asfixiante sistema de castas. 
Doña Elisa (María Valverde) es una joven  española que es la única que ha accedido a testificar a favor de un indígena rebelde, Francisco Tenamaztle, detenido para ser juzgado en España. Elisa es cargada -de ahí el título- por Painalli (Horacio García Rojas), un joven tameme que lleva a la mujer en sus espaldas desde la Ciudad de México hasta el puerto de Veracruz. Elisa y Painalli son seguidos por un piquete de soldados enviados por Don Miguel (Eusebio Lázaro), el padre de Elisa. Además, los mismos españoles son guiados por el traicionero indígena Itzím (impecable Gerardo Taracena). 
La carga es un entretenido thriller histórico filmado de forma competente en amplísimos exteriores, una combinación nada común en nuestro cine industrial mexicano. Ya nomás por eso vale la pena la revisión.  (* 1/2).

Cómo cortar a tu patán (México, 2017), de Gabriela Tagliavini. La comedia nacional de la semana desperdicia el innegable talento de Mariana Treviño -quien suele ser lo mejor de las películas en las que ha aparecido- y la buena disposición cómica de Sebastián Zurita -muy en su papel de macho mujeriego y ojete- en una historia sin chiste sobre una "especialista en rompimientos amorosos" -Treviño- que quiere evitar que su hermanita babas (Camila Sodi) se enamore de cierto macho alfa (Zurita). Por supuesto, por ahí aparece el novio perfecto (un perfectamente blando Christopher von Uckerman) que moverá el tapete no solo de la ingenua Sodi sino, también, de la cínica Treviño. 
Lo único notable de esta lamentable comedia es constatar que el castigo para el villano machista sigue siendo el mismo que si estuviéramos en una sexycomedia de los años ochenta: la sodomización (¡y que le guste!) del personaje encarnado con una enjundia digna de mejor causa por Sebastián Zurita. Haga usted de cuenta el final de Sólo para adúlteros (Fregoso, 1989), con Zurita en el papel de Manuel "el Flaco" Ibáñez. Lo triste es que aquella vulgar comedia con encueradas tenía más gracia y hasta más perspectiva de género que este filme realizado en pleno siglo XXI. Pero tampoco me extraña. (+)

La villana (Ak-Nyeo, Corea del Sur, 2017), de Byung-gil Jung. El segundo largometraje de Jung -habrá que ver su opera prima, inédita en México- es una emocionante pieza de acción que nos remite a la seminal Nikita (Besson, 1990), solo que a través de una laberíntica estructura narrativa y una delirante puesta en imágenes. Los primeros 40 minutos de la película no dan descanso alguno al espectador. Mi crítica in extenso, en unos días en este blog. (***)

Las tinieblas (México, 2016), de Daniel Castro Zimbrón. El segundo largometraje de Daniel Castro Zimbrón (fallidísima opera prima Tau/2012) está ubicado en algún espeso bosque -la locación es el Parque Nacional "El Chico", en Hidalgo- en donde se encuentra una cabaña en la que vive un padre (Brontis Jodorowsky) y sus tres hijos: el adolescente Marcos (Fernando Álvarez Rebeil), el niño Argel (Aliocha Sotnikoff, nominado al Ariel 2017 en la categoría de Mejor Revelación Masculina) y la pequeñita Luciana (Camila Robertson Glennie). Aparentemente, estamos en tiempos post-apocalípticos y el severo papá, que no sale al exterior sin su máscara de gas, no permite que ninguno de sus hijos se aventure solo en el bosque y, de hecho, los hace dormir a todos en el sótano, encerrados con candado.
Castro Zimbrón dirige este thriller con una seguridad pasmosa, manejando con precisión quirúrgica cada recursos del género, bien apoyado por un espléndido reparto -todos los chamacos están estupendos- y una fotografía en luz natural de Diego García ubicada en un estilo tenebrista que le debe enormemente a los clásicos barrocos. Ganadora, con toda justicia, del premio del público en Morelia 2016.   (**1/2)

3 mujeres (o despertando de mi sueño bosnio) (México-Bosnia y Herzegovina, 2016), de Sergio Flores Thorija. Presentada en competencia en Morelia 2016, esta opera prima de Flores Thorija se ha programado en el circuito cultural capitalino -entiéndase: Cineteca y salas afines- en este fin de semana.
Las tres mujeres del título son Ivana, Clara y Marina, quienes viven en Bosnia en lugares diferentes y en circunstancias muy distintas. Ivana (Ivana Vojinovic) vive con su mamá, trabaja en un restaurante pero sueña con irse a vivir a Estados Unidos; Clara (Clara Casagrande) es una estudiante brasileña que, con el nombre artístico de Pandora, sobrevive bailando en un table dance; y Marina (Marina Komsic), por su parte, es una jovencita que está enamorada de su amiga Selma (Selma Memovic) que está a punto de irse a vivir a Suecia. 
Las tres, de una u otra manera, viven sueños y frustraciones amorosas: Ivana, con un tejano que conoce en un bar; Clara, con un bosnio que la empieza a cortejar tímidamente; y Marina, por la imposibilidad de confesarle sus verdaderos sentimientos a Selma. De las tres historias entrecruzadas -en algún momento los personajes de una historia aparecen en otra-, la última es la más lograda, pues llega a rozar, en algún momento, el romanticismo sublimado de Wong. 
(* 3/4).

Los días no vuelven (México, 2015), de Raúl Cuesta. Presentado en competencia en Morelia 2015, finalmente se exhibe en el circuito cultural -o sea, Cineteca Nacional- este documental dirigido por Raúl Cuesta centrado en Enrique Jara, un tenista juvenil que llegó a ser el quinto en el ranking nacional pero que nunca pudo dar el salto al profesionalismo. Un prematuro retiro de las canchas, a los 19 años de edad, y una conflictiva relación nunca resuelta con su padre, de extracción popular, son el centro dramático de este filme que termina contagiado de la depresión del propio tenista retirado. (*) 

El patrón, radiografía de un crimen (Argentina, 2014), de Sebastián Schindel. Vista en Guadalajara 2015 y programada en la 60 Muestra Internacional de Cine el año pasado, la notable opera prima de ficción de Schindel finalmente tiene su corrida en la Cineteca Nacional y salas afines. Mi crítica in extenso, por acá. (** 1/2)

4 comentarios:

Christian dijo...

Por acá también vimos esa de La Villana.

Ya la platicaremos luego pero sólo quiero decir que todos en esa película están DEMENTES!!! DEMENTES!!! esa última secuencia del camión en movimiento es demencial, todos están locos, el director, el cinefotógrafo, los stunts, los actores y todos. Locos de atar.

Joel Meza dijo...

Chingao, acá nomás no se aliviana la cartelera.
Por cierto, Blade Runner ya fue relegada a un par de funciones en los cines del rancho. Seguramente la semana entrante ya ni la tendrán. Se lo merecen Villeneuve y Scott. Lástima por Deakins.

Champy dijo...

Semana curiosa, leyéndote acerca de El Porvenir pensé en Gloria, en Las Tinieblas pensé en El Castillo de la Pureza y con La Villana tu citas a Nikita.

2046

Miguel Ravelo dijo...

Qué curioso que las dos que no pude ver el años pasado en Morelia, Las tinieblas y 3 mujeres (o despertando de mi sueño bosnio) hayan sido de lo mejor de la competencia oficial. Ys remedié eso y sí, por mucho dos de los puntos más fuertes de la ficción presentada en el festival pasado. Bendito que este año nada más van a ser 7 y (espero) nos vamos a ahorrrar Carnes, Minezotas y cosas de esas. ¡Saludos!