lunes, 30 de octubre de 2017

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCLV y CCLVI



Dos por uno porque la semana pasada estuve algo entretenido en Morelia 2017. Así, pues, he aquí los estrenos revisados de los últimos dos fines de semana:

Pacífico (México, 2016), de Fernanda Romandía. La opera prima como cineasta de la productora Fernanda Romandía fue presentada sin pena ni gloria en Morelia 2016. La cinta fue realizada en las costas de Oaxaca sobre la marcha, sin un guion escrito de antemano y eso se nota. La cámara, manejada por la propia cineasta en colaboración con Pedro González-Rubio y Joaquín del Paso, capta en tomas fijas a Oriente, un albañil y poeta que repite cual mantra "De altos espíritus es apreciar las cosas altas"; a Diego, otro albañil que trabaja en la misma construcción que Oriente; y a Coral, una niña, ahijada de Diego, que deambula por los escenarios y frente a una cámara exasperantemente estática. Un ejercicio de slow-movie no exento de interés -gracias a los actores no profesionales que encarnan versiones de sí mismos-, pero anegado de deficiencias conceptuales. (-)

La habitación (México, 2016), de Natalia Beristáin, Carlos Bolado, Carlos Carrera, Ernesto Contreras, Daniel Giménez Cacho, Alfonso Pineda Ulloa, Alejandro Valle e Iván Ávila Dueñas. Un omnibus-film ubicado en un departamento chilango a lo largo de un siglo. Como suele suceder con este tipo de ejercicios, el resultado es muy disparejo. Los mejores episodios, los dirigidos por Carlos Carrera y Ernesto Contreras que, de hecho, son lo que están más íntimamente conectados. Mi crítica en la sección Primera Fila de Reforma del viernes 20 de octubre. (*)

Una paloma reflexiona sobre la existencia desde la rama de un árbol (En duva satt pa en gren och funderade pa tillvaron, Suecia-Alemania-Noruega-Dinamarca-Francia, 2014), de Roy Andersson. La ganadora del León de Oro en Venecia 2014 llega finalmente a las salas de los circuitos culturales después de su paso por la Muestra Internacional de Cine del 2015. Se trata de la última parte de una trilogía realizada por Andersson sobre "lo que significa ser un ser humano", después de Canciones del segundo piso (2000) y Tú que estás vivo (2009). 
El asunto es que si no se han visto las dos primeras cintas, Una paloma... puede resultar una auténtica novedad: una cinta construida con una serie de impávidos sketches con una puesta en imágenes digna de Jacques Tati y un humor absurdo que se mueve entre el surrealismo. el dadaísmo y el simple slapstick. El problema es que un servidor ya ha visto las dos cintas anteriores y esta tercera permutación resulta francamente redundante. Igual, el jurado de Venecia 2014 pensó diferente. Yo qué sé. (* 3/4)

Muchachas (México, 2015), de Juliana Fanjul. Un notable documental centrado en la vida de tres criadas, Remedios Gálvez Gálvez "mi Reme", Guadalupe Liras Robles "Lupita" y Dolores Pérez Díaz "Señora Dolores", quienes han pasado buena parte de su vida sirviendo en las casas de sus patrones que puede que sean "como hermanos" pero que, eso sí, nunca se sentaron a comer juntos. Es obvio que el tema es muy personal para la cineasta, "Juli", quien en algún momento confiesa que en su infancia pasó más tiempo con su nana que con su verdadera madre. A través de la observación respetuosa y de la confesión abierta de estas tres mujeres, se entrega un retrato tan complejo como justo de las divisiones de clases y hasta de castas en nuestro país. Una opera prima documental más que meritoria. (**)

Coco (Íde, EU, 2017), de Lee Unkrich y Adrian Molina. La película inaugural del pasado festival de Morelia está lejos de encajar en la lista de lo mejor de Pixar, pero con todo y que se ha aventurado en terrenos bien conocidos, al estudio de la lamparita le alcanza para entregarnos un espectáculo visual apabullante y un desenlace genuinamente conmovedor. Puntos extras por burlarse de cierto icono de la cultura nacional de exportación. Mi crítica en la sección Primera Fila de Reforma del viernes pasado. (***)

1 comentario:

Champy dijo...

Ups...

Suena fuerte de entrada eso de "lejos de encajar..."

Lo terrible es que los mundanos que no tenemos acceso a Reforma nos quedaremos como el chinito...

Recuerdo vivamente la emoción generada por Toy Story... el placer en Buscando a Nemo... pero Coco es diferente, se siente diferente, la siento diferente. Abres los ojos porque los abres y te los restriegas para ver mejor.

2046