sábado, 13 de enero de 2018

La forma del agua



Al inicio de La forma del agua (The Shape of Water, EU-Canadá, 2017), décimo largometraje del tapatío internacionalizado Guillermo del Toro, la voz en off narrativa nos menciona que la historia que a continuación veremos tiene como personaje central a una "princesa sin voz", mientras la elegante cámara de Dan Laustsen navega -nada, más bien- por los pasillos y las habitaciones de un departamento inundado.
Por el tono con el que narrador inicia la historia, por la alusión a la tal "princesa sin voz" y porque se trata de una película no solo dirigida sino escrita por Guillermo del Toro, es obvio que estamos ante un cuento de hadas en el que hay, en efecto, una princesa, una historia de amor, un monstruo y hasta un secuestro, aunque todo esto no sucede ni está ordenado de una forma muy tradicional que digamos.
Baltimore, inicios de los años 60. Elisa (Sally Hawkins), una mujer solitaria, huérfana y muda que vive en un pequeño departamento arriba de un viejo cine sin clientes, se despierta todas las noches para bañarse, masturbarse, prepararse un huevo cocido e irse a trabajar como afanadora en el turno nocturno de un misterioso centro de investigación militar, en donde cierto día llega un "producto" harto valioso capturado en algún lugar del Amazonas: se trata, nada menos, de El monstruo de la Laguna Negra (Arnold, 1954) o, en todo caso, de un pariente muy cercano, pues la criatura no solo es idéntica a la del clásico fantástico y de horror sino que, incluso, hay algún diálogo en esta cinta que nos remite claramente al filme de los años 50.
Sin embargo, tratándose de Guillermo del Toro y de sus simpatías por los monstruos, ya sabemos que la criatura anfibia sin nombre (Doug Jones, ¿quién más?) no es ninguna amenaza, sino que el auténtico peligro es el agente de seguridad Strickland (Michael Shannon) que tortura por puro placer a ese ser "considerado un Dios". Eliza, quien limpia el lugar donde guardan a la criatura, empieza a convivir con ella, le comparte sus huevos cocidos, baila mientras trapea el piso y hasta pone musiquita para levantar el ánimo. La bella y la bestia, dirá usted, aunque a decir verdad en esta historia de amor no hay bestia alguna, a no ser Strickland.
La forma del agua es la película más abiertamente romántica de Guillermo del Toro. Como nos advertía la voz en off narrativa inicial -del vecino gay de Eliza, el viejo dibujante desplazado Giles (Richard Jenkins)- el planteamiento es el de un elemental cuento de hadas. Sin embargo, del Toro y su actriz evitan toda cursilería disneyana: la "princesa sin voz" no es precisamente recatada -ya vimos lo que hace mientras está en la tina-, tampoco es modosita -se enfrenta desafiante a Strickland a través del lenguaje de señas- y su relación con la criatura no es de manita sudada sino completamente carnal -o acuática, pues.
Para ser francos, prefiero la oscuridad de las obras maestras El espinazo del diablo (2001) y El laberinto del Fauno (2006) y es cierto que hay algunos momentos de La forma del agua que parecen provenir del mero capricho del cineasta -esa imagen de la criatura escapándose al cine para ver alguna película bíblica- y que hay otras escenas demasiado obvias dramáticamente hablando, como cuando Giles cambia de parecer sobre ayudar o no a Eliza cuando su joven objeto del deseo no solamente lo rechaza, sino que muestra ser un tipo desagradable y racista.
Sin embargo, estas y otras objeciones terminaron diluyéndose no solo ante el poder de la imaginación visual del cineasta -apoyado por un impecable diseño de producción de Paul D. Austerberry en el cual domina el color verde del líquido en el que vive la criatura- sino, sobre todo, por los irresistibles arrebatos romántico-musicales que se permite del Toro por vez primera.
En especial, hay un momento en el que la película derrumbó todas mis defensas: cuando Eliza se imagina a sí misma y a su acuático enamorado en un escenario de algún clásico de Ginger y Fred (en concreto, Siga a la flota/Sandrich/1936),  radiantes, perfectos y sofisticados. Si no todos podemos ser Ginger ni Fred, todos merecemos soñarlo. Entiendo perfectamente a del Toro.  

16 comentarios:

Christian dijo...

Me gustó muchísimo. Además de los claros homenajes y referencias cinéfilas que Del Toro mete por aquí y por allá, denotando lo que ya TODOS sabemos, que es que Del Toro ademas de cineasta es un cinéfilo voraz, me gustaron pequeños detalles donde Del Toro se permite hacer/señalar un comentario/crítica de algo de lo que tanto se habla ahora, de la objetivización/cosificación de las mujeres o de cualquier ser humano en general, esto, obviamente reflejado en uno de sus mejores monstruos a la fecha: Michael Shannon.

Por eso es tan gratificante esa escena donde ella sale "respondona" jajajaja

Y bueno, visualmente es un delirio la película, el plano ese que ya todos vimos en el póster promocional, siempre me recordó a aquella escena del carro abajo del agua en La Noche del Cazador.

En fin, peliculón.

Aplausos.

Christian dijo...

Hoygan hoygan hoygan! Ayer justo terminando mi función de esta película escuché el mejor chiste, pero solo pueden leer si ya la vieron porque incluye un MAJOR SPOILER, así que si no la han visto no lean a partir de aquí, OKKKKK????

SPOILER AHEAD

Termina la función y los chavos de la butaca de atrás se ponen a discutir si les gustó o no y de repente la chava dice: “tú crees que debería haber una secuela?”

A lo que el chavo contesta: “si, y se podría llamar ‘Tuvimos un Sirenito Justo Al Año de Casados’ 🎵”

Así cantándola y toda la cosa

JAJAJAJAJAJAJAJA

FIN DEL SPOILER Y DEL CHISTE

Anónimo dijo...

mmmm una empleada de limpieza tiene acceso a un monstruo considerado secreto de Estado?

luis felipe jurado martínez dijo...

Creo que Del Toro es un gran cineasta y aun que coincido en que no es la mejor de su filmografía, sin duda es su mejor cinta americana. Por desgracia, yo encuentro, además de las referencias al monstruo de la laguna negra, Abe Sapiens, Pennies from heaven y otras, un fusil del cortometraje The Space Between Us, que es una maravilla. Te comparto el link del corto https://www.youtube.com/watch?v=xEIpzBPUjEo

G Villegas dijo...

Jajajajja! Muy buen chiste ! Y coincido con usted , es un peliculón.

Francisco Alvarez Montero dijo...

El final me sacó una lagrimilla la verdad :)

Ernesto Diezmartínez dijo...

Anónimo: Sí, cierto. No es creíble. Yo entendí la película como un documental realista de la vida anfibia del Amazonas, pero ese detalle del guion me echó a perder toda la película.

Luis Felipe: Sí, creo es su mejor película gringa. Gracias por la liga.

Gustavo Sandoval Kingwergs dijo...

Es fantasía. No pretende ser "realista". Saludos amables.

Champy dijo...

A mi no solo me sacó una lagrimilla al final, me dejó sumido en mi asiento sin poder moverme, me horrorizó mi papel como minoría.
Geniales la negrita simpaticona y el homosexual solidario.
No es el mejor trabajo del Gordo, no es mejor que El laberinto del fauno, ni que El espinazo del diablo, pero si, su mejor peli gringa.
La ví muy verdosa, muy Cuaroniana...así la ví, me recordó a La Princesita.

2046

Oscar dijo...

Totalmente de acuerdo con la crítica (esto me está preocupando).
Agregaría que sin ser una GRAN película, posiblemente para Hollywood sea la mejor del año.

Ernesto Diezmartínez dijo...

Oscar: Oh, bueno, no te preocupes. Siempre habrá otra oportunidad para que no coincidamos.

Daesu dijo...

Una pregunta: en la escena del agua no tendrían que electrocutarse? Digo, por algo menor a eso Chayito Castellanos colgó los tenis. Sé que en aras de la plasticidad fílmica hay que sacrificar cierta lógica. O el monstruo anuló esto con sus poderes, bla bla bla?

Ernesto Diezmartínez dijo...

Daesu: Poeta, ¿tengo que explicarte que la poesía no conoce de lógica? Ash contigo.

ARACELI dijo...

Cuando fui a ver ésta película, había muchos comentarios sobre lo "bonita" que era ésta pieza. Sin embargo, cuando terminé de verla, sentí un poco de desilusión ya que El Laberinto del Fauno es por mucho, mejor que ésta.

Ernesto Diezmartínez dijo...

Araceli: Yo me quedo con El espinazo del diablo como su obra maestra. En todo caso, La forma... sí es su mejor película hollywoodense, propongo.

vellchro dijo...

yo solo vine a escribir aquí: que esta película está manchada de oportunismo.