domingo, 5 de agosto de 2018

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCXCVI



Loveling: Amor de madre (Benzinho, Brasil, 2017), de Gustavo Pizzi. Gran melodrama familiar brasileño. De lo mejor del año. Por acá escribí de ella in extenso. (*** 1/2)

Chavela Vargas (Chavela, EU, 2017), de Catherine Gund y Daresha Kyi. Convencional pero efectivo documental sobre Chavela Vargas que cuenta con una amplia investigación documental -imágenes de archivo y antiguas grabaciones al pasto-, además de una larga y franca conversación con la propia cantante, sus amigos (Almodóvar en especial), sus admiradores, sus achichincles y su última amante que, sin dejar de querer/admirar a la anciana bravucona de inolvidable voz rasposa, no deja de mostrarnos el rostro menos agraciado de ella: el de una vieja alcohólica y violenta que, por lo mismo, podía llegar a ser peligrosa. Igual, qué agasajo escucharla. (** 1/2)

Siempre te esperaré (Submergence, Estados Unidos-Alemania-Francia-España, 2017), de Wim Wender. Locaciones preciosas, estrellas atractivas (James McAvoy y Alicia Vikander), historia cursilísima y soporífera. Lo de Wenders no es mala racha: es salación. Mi crítica en la sección Primera Fila del Reforma del viernes pasado. (+)

4 comentarios:

Christian dijo...

¿y la de Ya Veremos, apá?

Claudia dijo...

uyyyyyy

yo vi Ya veremos, me quedo a deber


y vi, Mentes poderosas y a pesar de qué sabía que era peli del tipo futuro apocalíptico, estaba bien entretenida y cuando acaba en ¿continuará? me enojé... ¡qué les pasa!, otra saga de quién sabe cuantas pelis...


#ash

Ernesto Diezmartínez dijo...

Christian: No, pues te la debo. Aunque todo parece indicar que fue un trancazo taquillero.

Claudia: De eso se trata. ¿O qué? ¿Crees que los yates de los ejecutivos de Hollywood se compran solos?

Joel Meza dijo...

¿Y la de Christopher Robi Wan Kenobi?