Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCCI




Cuernavaca (México, 2017) de Alejandro Andrade. Estamos ante un debut fílmico que presume varios elementos aisladamente meritorios –suave fotografía de Fernando Reyes Allendes, agradable música de Andrés Sánchez, reparto en general muy eficaz-, pero que ninguno de ellos funciona como partes de un todo más logrado. Peor aún: algunos de esos ingredientes, como la elección de ciertos encuadres, terminan en el terreno del humor involuntario, como esa hilarante imagen homoerótica en la que un joven objeto del deseo sostiene una manguera que chorrea agua en ralentí -es en serio.
La historia no carece de interés: Andy (Emilio Puente), un tímido niño rubio, llega a vivir a la Cuernavaca del título con su abuela paterna (Carmen Maura) después de la muerte de su madre. Ahí, en los espacios abiertos del caserón, en sus vastos jardines y en la naturaleza que lo rodea, Andy empezará a descubrir el mundo y a sí mismo a través del contacto con unos adultos nada confiables.
El admirado James Agee escribió alguna vez que hay algunos cineastas independientes que, por el bien de cine, deberían depender de alguien. Esperemos que, para la próxima, Andrade encuentre alguien de quien pueda depender, pues ahí, en los intersticios de su opera prima, había una cinta interesante que no pudo salir a la superficie. (+)

Western: la ley del más fuerte (Western, Alemania-Austria-Bulgaria, 2017), de Valeska Grisebach. No tanto un western contemporáneo, sino un filme construido a través de ciertas claves del cine del oeste clásico, elementos que termina afirmando y subvirtiendo. Mi crítica in extenso, por acá. (** 1/2)




Comentarios

Entradas populares